Menina

Curiosidades y notas de las tertulias

Última revisión el 24-08-2017

Que nadie se acuerde



A las sesiones del Pa i Tomaquet, siempre suelen asistir algunos periodistas, pero no hemos pretendido nunca que nuestras reuniones tuvieran eco mediático. No obstante, cuando se trata de aplicar estrictamente el "Off the record", hemos hecho una adaptación propia de esta conocida frase inglesa, "Que nadie se acuerde, y aun menos los periodistas."
Los asistentes saben que cuando se levanta este rótulo nadie transcribirá o divulgará lo que en dicho momento se comente.
Este mismo rótulo, enmarcado en una caja de original diseño, es el recuerdo que se llevará el Invitado de Honor de cada una de nuestras tertulias.

Datos significativos



El Invitado de Honor de la sesión nº 25 fué el Sr. Pasqual Maragall.
El de la sesión 50 el Sr. Joan Clos, Alcalde de Barcelona.
El de la sesión 75 el H. Sr. Artur Mas.
El de la sesión 100 el M.H. Sr. Jordi Pujol.
Y el de la sesión 150 el Sr. Jordi Hereu, Alcalde de Barcelona.
El de la sessión 200 fué el Sr. Antoni Martí, Jefe de Gobierno d'Andorra.
Y el de la sessión 250, el Sr. Josep Mª Bartomeu, Presidente del FC Barcelona.
La persona nº 1000 -en total- que asistió a nuestras tertulias fué el Sr. Jordi Porta, Presidente de Omnium Cultural.
Y de los asistentes -sin incluir a los Invitados de Honor- la invitada nº 1000 fué la Sra. Mª Àngels Vallvé, Presidenta del Grupo GVC Gaesco. Y el asistente nº 1500 fué el Sr. Josep Lluís Bonet, Presidente de Freixenet i de la Fira de Barcelona y el nº 2000, el Sr. Jorge Gallardo, Presidente de Almirall.



El Pan:
Ha de ser de harina de trigo, cocido en un horno de leña, y no excesivamente tostado. Idealmente, sería un pan redondo de medio kilo de peso, cuyas rebanadas tendrían unas medidas aproximadas de 18 x 10 cm. El grosor aconsejable es de 1,3 cm. La miga ha de ser de agujeros pequeños, pero continuos. Unos agujeros demasiado grandes provocan unas migas circundantes de gran calidad textual, pero disminuyen excesivamente el número de mordiscos. El pan óptimo tiene que haber salido del horno unas cinco o seis horas antes. Nosotros lo compramos en la panaderia L'Obrador. C/ Santaló, 66 Telf. 934145746. Hecho en horno de leña.

El Tomate:
Tienen que ser muy rojos y maduros, pero lustrosos y de pulpa compacta. Se rechazarán los excesivamente maduros o los que, por el contrario, tengan semillas verdes o amarillas.

El aceite:
Ha de tener un grado de acidez muy bajo (límite máximo 0'8 grados), para la óptima comunión con la rebanada untada de tomate. Nosotros usamos: Oleaurum, d'Olis de Catalunya.

La Sal:
Hemos usado sal fina de mesa, pero también podemos usar la sal de grano o sal gorda, ideal para quienes gustan de encontrar granitos de sal cuando comen pan con tomate.

Elaboración:
Cortamos el pan con cuchillo de sierra, procurando hacer rebanadas muy regulares. Alternativamente lo pueden cortar a maquina en la panadería.
Cortamos los tomates con un cuchillo pequeño, comprobando si son adecuados. Cogemos un trozo de tomate con los dedos pulgar e índice, y, ayudándonos con el del medio, untamos una rebanada en forma circular hasta cubrir homogéneamente toda su superficie. A continuación tomaremos otro trozo de tomate e insistiremos en untar generosamente el perímetro. Esta operación va destinada especialmente a la corteza, pero ésta no se ha de untar nunca por los lados.
La untada se realizará por las dos caras de la rebanada. Sobre esto, Leopoldo Pomés nos dice en su libro "Pa amb Tomàquet. Teoria i pràctica":
" Al comer la rebanada, el mordisco proporciona, al clavar los dientes en la parte alta, un intenso gusto, y una agradable textura..."
Entonces pondremos la sal, antes que el aceite. La cantidad de sal depende del gusto de cada cual. Nosotros hemos puesto poca. Se esparce mejor con los dedos que con el salero.
Para el aliño cogemos la aceitera, cuyo caño ha de situarse a unos 10 cm. del pan; el chorro ha de ser lento pero de ritmo continuado, no a ráfagas. Una vez cubierta la primera superficie, giraremos la rebanada y repetiremos la misma operación por la otra cara con igual ritmo y generosidad y... rápidamente a la mesa.
Es aconsejable comerlas con cubiertos, ya que al estar las rebanadas untadas por las dos caras, nos quedaríamos con los dedos un poco "pringados."

Generalmente lo acompañamos con:
EMBUTIDOS: Longaniza de Vic (Sendra). Chorizo. Bull blanc con nueces. Bisbe negre.
QUESO: Manchego.
TORTILLA: De dos huevos, que pusieron el día antes las gallinas de Mercè de Guils (Cerdanya).
SOBRASADA: De Mallorca. Fría y caliente.
VI: Tinto Abadal Crianza, Pla de Bages, Avinyó, España.
CAVA: Sarda 1714 Reserva.
AGUA: Vilajuiga-con gas natural y Font Vella sin gas.